lunes, 6 de septiembre de 2010

¿Vivieron hombre y dinosaurio juntos?

No hay tema en la Biblia que cause más burlas entre los agnósticos que el de los dinosaurios. Por décadas ha sido el principal argumento contra la Biblia, pues parece favorecer la teoría de la evolución. Pero esto era así porque los cristianos no respuestas sólidas ni mucho menos evidencias. La Biblia dice que el mundo, el hombre y todo animal viviente fueron creados en seis días (Genesis 1; Exodo 20:11). Por lo tanto, sin duda alguna, Adán tuvo que haber visto dinosaurios. Sin embargo, la teoría de la evolución nos enseña que el hombre y el dinosaurio jamás vivieron juntos, pues están separados en el historia por millones de años. Se ha planteado que ningún hombre jamás ha visto un dinosaurio, pero es algo que no se puede probar, sólo suponer. Es más, ahora están surgiendo nuevas evidencias que no pueden ser desechadas y que nos dicen lo contrario. En el último siglo han aparecido nuevos rastros de coexistencia entre el hombre y el dinosaurio. A continuación, una serie de ejemplos al respecto.


Pintura rupestre encontrada en Utcubamba, Perú. Se observan figuras humanas y la figura de un animal con un impresionante parecido al brontosaurio. Se sabe que los hombres de aquel tiempo dibujaban sólo aquello que podían ver.



Pintura India encontrada en el Cañon Havasupai, en el Grand Cañón, EE.UU. En la fotografía se observan figuras humanas y la de un Edmontosaurio. Aquella fotografía fue documentada en 1924 en una expedición científica por el Dr. Charles W. Gilmore, curador del United States National Museum.




Petroglifo ubicado en el Natural Bridges National Monument, EE.UU.
Fue hecha por los Indios Anasazi, que habitaron la zon alrededor del 150 a.C. y en ella se observa de manera muy tenue, por el paso del tiempo, el dibujo de un animal con un sorprendente parecido a un brontosaurio.



Tribu Kuku Yalanji, norte de Queensland, Australia. La pintura rupestre de abajo fue descubierta en Australia, y correspondería a la figura de un plesiosaurio rodeado de humanos.Publicada en The Creation ExNihilo Technical Journal en 1998 (pág. 345, vol. 12, Nº3).




Pero no sólo existen pinturas antiguas en cavernas prehistóricas, sino también que existen evidencias aún más rotundas. Muchos se preguntan qué pasaría si se encontraran huellas de dinosaurios y humanos en el mismo sitio. En 1983 David H. Milne y Steven D. Schafersman respondieron esto en Journal Geological of Education (vol. 31):


"Un acontecimiento tal, si se verifica, debería afectar seriamente la interpretación convencional de la historia biológica y geológica (teoría de la evolución) y debería apoyar la doctrina del creacionismo y el cataclismo (Dios y el Diluvio)".



Pues bien, deberíamos preguntarnos si debemos reformular la teoría de la evolución, pues ya se han encontrado huellas de humanos y dinosaurios juntas.

En el río Paluxi, en Glen Rose, EE.UU, se han encontrado una serie de huellas de dinosaurios documentadas desde 1930 por Roland Bird para el American Field Museum. Las huellas datan del periodo Cretácico. Junto a ellas se encuentran una docena de huellas humanas que habrían caminado por las mismas áreas. Los evolucionistas creían en un principio que se trataba de un fraude, pero luego los evolucionistas han tenido que admitir que se tratan de huellas auténticas, pues se ha comprobado que han ido aparecieron en capas más profundas a medida que se iba excavando en el río. Además, el lodo junto a las huellas humanas también se había fosilizado con el paso del tiempo, cosa que no ocurriría con huellas hechas recientemente.


Entre las huellas de dinosaurio incluso se observan huellas de humanos sobre ellas. Este fenómeno no podría producirse entre dos huellas separadas en el tiempo por millones de años, a menos que ambas huellas daten del mismo periodo. Por lo tanto, estas huellas humanas sugieren que tanto los dinosaurios como los humanos habitaron juntos alguna vez. Por lo tanto, es totalmente factible que Adán haya caminado junto con dinosaurios, tanto desde el punto de vista bíblico como del científico.


También fue encontrado un martillo petrificado en la misma zona donde se encuentran las huellas de dinosaurio. Fue encontrada en 1934 por Max Han, quien estaba pescando con su familia cuando halló una roca con madera petrificada. Se trataba de un martillo hecho por un humano (abajo). Las pruebas de densidad indicaron que se trata de una fundición de calidad. La única respuesta para esto es que los humanos habitaron con dinosaurios en aquella época.


Existen muchas otras evidencias a favor de la coexistencia entre humanos y dinosaurios diseminados alrededor del mundo y a través de diversas culturas. Todas ellas ignoradas pues van contra la teoría de la evolución. Si tomarámos en cuenta estas pruebas, tendríamos teorías que realmente se adaptan a los hechos y no tendríamos que modificar los hechos para defender las teorías. Pues bien, cuando Jesús entró a Jerusalén la gente lo aclamaba como el Salvador. Muchos se enojaron y le pedían que callara a la gente. Jesús dice lo siguiente:


Lucas 19:40: "Él, respondiendole, les dijo: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían."