07 octubre 2012

¿Por qué la mujer sólo quiso tocar el borde del manto de Jesús para sanar?

Dicen los evangelios que una mujer, que estaba enferma de flujo de sangre desde hace 12 años y que había gastado todo en médicos y no había podido ser sanada, se acercó a Jesús en medio de una gran multitud. Ella pensaba que sólo tocando el manto de Jesús sería sana (Mateo 9:21; Marcos 5:28). Pero según lo que nos relata el Evangelio de Lucas, ella pensaba tocar solamente el borde del manto para ser sana (Lucas 8:44). ¿Por qué la mujer sólo se conformaba con tocar el borde? ¿Qué tenía de especial el borde del manto?


Los judíos esperaban que el Mesías trajera salvación en el borde de su manto. El profeta Malaquías había profetizado que "nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación" (Mal. 4:2), y para ellos el Sol de justicia era el Mesías, y sus alas el borde de su manto. Cuando la mujer tocó este borde estaba creyendo que Jesús era el Mesías de esta profecía y que el borde de su manto traería la sanidad que tanto anhelaba. 

Pero la hechura del borde del manto tiene un significado mucho más profundo todavía. Los mantos que usaban los judíos en aquellos tiempos eran muy especiales. Seguramente Jesús usaba un manto de oración conocido como talit. Este talit debía tener cuatro puntas sobresalientes (Deut. 22:12) que representan las cuatro letras de la palabra “Dios” en hebreo, YHWH. Cada una de estas cuatro esquinas estaban conformadas por unos flecos o borlas, o tzitzit, formadas por 7 hilos que representan el número de la perfección de Dios y 1 hilo de color azul que representa la realeza de Dios; en total cuatro puntas o flecos con 8 hilos cada una. El largo de estos flecos no estaba establecido, pero los fariseos lo usaban muy largo para dar la impresión de que eran muy clementes (Mateo 23:5). 

Lo complejo de los tzitziot (plural) es que cada una de las cuatro puntas del manto tenía 5 nudos, y entre cada nudo un grupo de vueltas de hilos. Entre el primer y segundo nudo habían 7 vueltas de hilos, entre el segundo y tercero 8 vueltas, entre el tercer y cuarto 11 vueltas y entre el cuarto y quinto nudo 13 vueltas (como se observa en detalle en la imagen). Los judíos asignaban un número a cada letra, por lo que al sumar las letras que forman una palabra se tiene como resultado "un número" que representa dicha palabra. Si sumamos los tres primeros grupos de vueltas de hilos tenemos: 7 + 8 + 11 = 26, que es el valor numérico de sumar cada letra del nombre "Yahveh", "Jehová". El cuarto grupo es de 13 vueltas, que es el valor numérico de la palabra "ejad", "uno". En total, son 39 vueltas en el tzitzit. A través de estas 39 vueltas los judíos estaban escribiendo el versículo: "Jehová nuestro Dios uno es" (Deut. 6:4). 


Pero si continuamos con los números, la palabra "tzitzit" tiene un valor numérico de 600, y si adicionamos los ocho hilos que conforman los tzitziot y los 5 nudos que tiene cada uno, tenemos: 600 + 8 + 5 = 613, que representan las 613 leyes mosaicas, de las cuales 365 son maldiciones y 248 bendiciones. 

Dice la Biblia que la mujer tocó el borde del manto de Jesús (Lucas 8:44). La palabra en griego para "borde" es "kraspedon" que significa "fleco". Es decir, la mujer tocó estos flecos del manto. La mujer entendía a la perfección lo que significaba el borde del manto de Jesús y pensaba que con tocar solamente este borde o fleco bastaría. Esto fue un tremendo acto de fe, pues significaba que la mujer estaba aferrándose al nombre de Dios y estaba reclamando las bendiciones de Dios. La mujer estaba consciente que estaba tomando de las promesas de Dios en sus manos para ser sana. 

En nuestra vida ocurre algo similar. Debemos aferrarnos al nombre de Dios y reclamar sus promesas para saciar cualquiera de nuestras necesidades. Cuando nos aferramos a Dios y a sus promesas entonces el poder de Dios será desatado en nuestras vidas. Solamente debemos extender nuestras manos a su manto, creer que Jesús es nuestro Salvador y esperar la sanidad que buscamos.
 

8 comentarios:

  1. Me encanto! El Señor Jesus le continue bendiciendo!

    ResponderEliminar
  2. maravillosa enseñanza , la tomo de parte d ,mi salvador Jesus, espero q siga adelante con esta obra

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias me parecio excelente .

    ResponderEliminar
  4. Bendiciones desde mi blog
    www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Noemí, que impactante testimonio de sanidad tienes, Dios todavía hace milagros!!

      Eliminar
  5. QUE HERMOSO, JESÚS TE ALABO Y ADORO TU NOMBRE - GRACIAS POR ESTAS PALABRAS DE EDIFICACION PARA NUESTRAS VIDAS - DIOS LOS BENDIGA

    ResponderEliminar
  6. La mujer corria al encuentro con jesus porque ella lo buscaba por conveniencia y no por convicion hoy yo debo de entender ke yo debo de buscar no el milagro sino al hacedor de milagros al que lo creo todo hoy le damos gracias a DIOS por lo ke hizo en nosotros porque podemos entender ke yo ya no debo de reclamar las promesa las promesas estan en mi y viven en mi por cuanto Cristo vino a cumplirlas y ahora el Reino de Dios esta en mi ahora si Cristo vive en mi ahora puedo entender ke la palabra vive en mi y por lo tanto su herencia sus promesas ya han sido cumplidas en mi gracias le doy a Dios hno por su vida

    ResponderEliminar
  7. el estudiar nos da una clara muestra de acercanos a jesus

    ResponderEliminar

¿Y TÚ QUÉ OPINAS?

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.