31 mayo 2010

La Señal de Jonás: El cumplimiento de la profecía

La visión tradicional sitúa la crucifixión de Jesús el día viernes, puesto que estaba en la cruz la víspera del día de reposo, y la resurrección el día domingo, el primer día de la semana judía. Sin embargo, existe un problema con esta posición. Jesús profetizó que así como Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches, así él estaría tres días y tres noches en el vientre de la tierra (Mateo 12:39-40). Pero si Jesús fue crucificado el viernes, entonces alcanzó a estar tan sólo un día (sábado) y dos noches (viernes y sábado) en el vientre de la tierra. Muchos atacantes de la Biblia ven en esto un error bíblico, y se fundamentan en esto para afirmar que la Biblia no es confiable.


Algunos han tratado de explicar esto argumentando que los judíos usaban la expresión “un día” para referirse a cualquier parte del día. Si Jesús estuvo parte del viernes, el sábado y parte del domingo, entonces los judíos contaban tres días completos. Lo mismo sucedería con las noches. Pero el problema se agrava más cuando Jesús dijo que el día tiene 12 horas (Juan 11:9), afirmando de cierta manera que su profecía sobre los tres días y tres noches se referían a 72 horas completas. Pero un estudio cuidadoso de la Biblia, y dejando de lado cualquier tradición, nos entrega un panorama totalmente distinto, pues existen muchos detalles que arrojan luz sobre lo ocurrido en la semana de la crucifixión.

Lo claro es que Jesús estaba en la cruz “la víspera del día de reposo” (Marcos 15:42; Lucas 23:54; Juan 19:31), también llamado “día de la preparación”, pues al siguiente día de la crucifixión era Pascua judía. Cualquier lector moderno entendería que la víspera del día de reposo es viernes, y el día de reposo el sábado, por lo que concluyen que Jesús estuvo en la cruz el viernes, pero eso es un mal entendimiento de las costumbres judías. El día de reposo se llamaba “sabbath”, y no se limitaba sólo al día sábado (séptimo día), sino también a otros días de la semana especiales.


Los judíos tenían días de reposo semanales, conforme al mandamiento (Éxodo 20:8-11), que siempre se guardaba el séptimo día de la semana, es decir, el sábado. Y también tenían días de reposo anuales, días que debían celebrarse como día de reposo no importando si fuese sábado, jueves, lunes o cualquier día de la semana, puesto que eran días “solemnes”. Pero, para entender lo que sucedió en la semana de la crucifixión, es necesario saber que los judíos celebraban en aquella semana la Pascua, un día de reposo anual.

Los judíos celebraban una fiesta formada por dos fiestas unidas, la Pascua, que duraba un día, y la Fiesta de los Panes sin Levadura, que duraba siete días. En total, los judíos celebraban una fiesta única que duraba ocho días que llamaban indistintamente como Pascua o como Fiesta de los Panes sin Levadura. El primer día era Pascua y el segundo día era día de reposo anual (Éxo. 12:1-17; Lev. 23:4-8).

El día en que Jesús fue sentenciado y crucificado era el primer día de la fiesta, la Pascua. Esto lo dejan en claro los cuatro Evangelios:



Ahora bien, en el día de la fiesta acostumbraba el gobernador soltar al pueblo un preso, el que quisiesen.” Mateo 27:15


“Pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte uno en la pascua. (…)” Juan 18:39


Es más, Pilatos deja en claro que aquel día era el primer día de la fiesta, la Pascua, y el día siguiente era la Fiesta de los Panes sin Levadura, puesto que quería soltar a Barrabás en la Pascua y a Jesús en la Fiesta de los Panes sin Levadura:

“Y tenía la necesidad de soltarles uno en cada fiesta.” Lucas 23:17



El punto a tratar es que al día siguiente de la crucifixión se celebraba la Fiesta de los Panes sin Levadura, el cual era un día de reposo anual (Lev. 23:6-7). Lo cierto es que aquel día de reposo no fue un sábado. Muchas veces los judíos tenían dos días de reposo en una semana. Esto fue lo que ocurrió en la semana de la crucifixión. Uno fue el día de reposo anual (la Fiesta de los Panes sin Levadura) y el otro fue el día de reposo semanal, el séptimo día de la semana (sábado). Por ello, no se puede afirmar que la víspera del día de reposo, día en que Jesús estaba en la cruz, era día viernes, puesto que aquella semana contenía dos días de reposo. Juan deja en claro que el día de reposo después de la crucifixión no era un día de reposo común, sino que era un día de reposo totalmente diferente en importancia, era un día de reposo solemne:

“Entonces los judíos, por cuanto era la víspera de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí.” Juan 19:31


Una de las supuestas contradicciones que alegan los detractores de la Biblia es acerca del día en que las mujeres compraron las especies para ir a ungir el cuerpo de Jesús: si fue antes del día de reposo (Lucas 23:56) o después del día de reposo (Marcos 16:1). Pero lo correcto es afirmar que las mujeres prepararon las especies entre dos días de reposo.


Luego de celebrar el día de reposo de la Pascua, día de reposo solemne, al día siguiente las mujeres compraron y prepararon las especies conforme a lo que dice Marcos:

“Cuando pasó el día de reposo, María Magdalena, María la madre de Jacobo y Salomé, compraron especies aromáticas para ir a ungirle.” Marcos 16:1


El Evangelio de Lucas complementa el asunto relatando que después de comprar las especies ellas descansaron el día siguiente, pues también era día de reposo:

“Y vueltas, prepararon especies aromáticas y ungüentos; y descansaron el día de reposo conforme al mandamiento.” Lucas 23:56


Lucas relata que las mujeres compraron y prepararon las especies el día viernes. ¿Por qué? Porque descansaron el día de reposo CONFORME AL MANDAMIENTO, y el mandamiento es el de descansar el séptimo día de la semana judía, es decir, el sábado (Éxodo 20:9-11). Si Jesús hubiese sido crucificado y sepultado el viernes, las mujeres no habrían alcanzado a preparar las especies, puesto que Jesús fue sepultado con urgencia, ya que estaba comenzando el día de reposo (Juan 19:42). Las mujeres sólo alcanzaron a mirar sentadas dónde era puesto el cuerpo de Jesús (Mateo 27:61; Marcos 15:47; Lucas 23:55). Pero también no podrían haberlo hecho el domingo, puesto que fueron al sepulcro muy de mañana. La única respuesta es que tienen que haber preparado las especies un día después de un día de reposo solemne y un día antes de un día de reposo conforme al mandamiento, es decir, un día entre medio de dos días de reposo.



Por lo tanto, si las mujeres prepararon las especies el viernes, el día de reposo solemne de Pascua ocurrió el jueves y la crucifixión de Jesús el miércoles. Como los días judíos comenzaban cuando se escondía el sol, entonces Jesús fue sepultado justo cuando comenzaba el jueves, el día de reposo. Haciendo entonces un conteo, Jesús estuvo sepultado la noche del jueves (noche uno), la noche del viernes (noche dos) y la noche del sábado (noche tres), y también el día jueves (día uno), el día viernes (día dos), y el día sábado (día tres). De tal manera que se tienen los tres días y tres noches de la cual había profetizado Jesús. Las Escrituras muestran que todo se cumplió con exactitud.


Se rompe el paradigma y la tradición, pues Jesús no fue crucificado un viernes, sino miercóles, tal como lo sugieren las Escrituras, Pero también, probablemente no resucitó el domingo por la mañana, sino más bien el sábado en la noche o en la madrugada del domingo, puesto que la piedra estaba quitada del sepulcro antes que amaneciera el domingo (Juan 20:1).

4 comentarios:

  1. Excelente articulo, que presentan un vision aunque minoritaria mas ajustada a la verdad biblica.
    Don Kakko, quisiera poder establecer contacto via email pamoyt@gmail.com desde Palmira Colombia e incluir su web dentro de la recomendadas en nuestra pagina www.hermanosencomunion.net con su autorizacion
    Quedo atento.
    Pablo Andres Moyano Tejada

    ResponderEliminar
  2. Pablo
    Muy agradecido que le hayan gustado mis articulos. Sobre la sugerencia, me gustó la idea, por eso ya le envie una respuesta a su correo. Bendiciones

    ResponderEliminar
  3. Estimado Marco Antonio, me gustaria saber si puedo bajar sus articulos para edificacion de la Iglesia , deceo que Dios le Siga bendisiendo. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola y gracias por los comentarios...para el ultimo amigo que comentó: por supuesto que puede ocupar estos articulos para la iglesia...ojala se difundan y estimulen la lectura de la Biblia....bendiciones!

    ResponderEliminar

¿Y TÚ QUÉ OPINAS?

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.