sábado, 18 de febrero de 2012

¿Por qué muchos santos se levantaron de los sepulcros después de la resurrección de Jesús?

Dentro de todos los misterios de la semana de la crucifixión, el que más suele llenarnos de interrogantes es la resurrección de muchos santos. Sólo el evangelio de Mateo relata este extraño suceso. Poco después de que Jesús fuese crucificado hubo un gran terremoto. Leamos como sigue:

"y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos." Mateo 27:52-53

Después de leer este pasaje, nos preguntamos ¿por qué muchos santos se levantaron de los sepulcros después de la resurrección de Jesús? En primer lugar, y para aclarar, los sepulcros fueron abiertos con el fuerte temblor en la crucifixión (versículos 51-52), pero los cuerpos de los santos resucitaron y salieron de los sepulcros después de la resurrección de Jesús (versículo 53). Esto es muy importante, pues sabemos que resucitaron "al mismo tiempo" que Jesús. ¿Por qué? Problablemente la respuesta se halla en el Antiguo Testamento, en una de las fiestas judías ordenadas por Dios. Dice la Biblia:

"Y el sacerdote mecerá la gavilla delante de Jehová, para que seáis aceptos; el día siguiente del día de reposo la mecerá." Levíticos 23:11

La gavilla mecida es un tipo de la resurrección de Cristo. Jesús es el "primogénito de entre los muertos" (Colosenses 1:18; Apocalipsis 1:5) y las "primicias de los que durmieron" (1 Corintios 15:20), el primero en resucitar para vida eterna.

Pero la gavilla en sí misma indica pluralidad, lo que indica que también otros debían resucitar con Jesús como parte de la gavilla. Pues bien, Jesús sólo fue "un grano de trigo" que cayó a tierra en su crucifixión y sepultura (Juan 12:24), pero en su resurrección estos santos formaron parte de la gavilla que salió de la tierra por la siembra de ese grano de trigo. La gavilla es un tipo de los primeros que resucitaron con Cristo hacia los cielos.


Pero si estos son las primicias o los primeros, ¿vendrán otras resurrecciones? Por supuesto. Esto significa que algún día otros miles de millares también resucitaran como éstos para vida eterna (1 Tesalonisenses 4:16-16). Jesús llevó al Padre sólo una gavilla o primeros frutos de los creyentes que deberán experimentar la misma resurrección de vida eterna, como parte de la futura cosecha que algún día segará. Este orden de resurrecciones lo deja muy claro el apóstol Pablo:

"Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida." 1 Corintios 15:22-23

Si en la venida de Cristo muchos creyentes tendrán que resucitar y ser arrebatados a los cielos, se debe inferir teológicamente que los santos - las primicias de todos los que resucitarán en Cristo - también tuvieron que haber sido arrebatados y elevados con Cristo a los cielos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Y TÚ, QUÉ OPINAS?