04 septiembre 2013

El canto del gallo y la negación de Pedro

El relato de la negación de Pedro y el canto del gallo probablemente sea uno de los hechos más conocidos, y al mismo tiempo, más discutidos de los evangelios. Muchos afirman que el evangelio de Marcos estaría en completa contradicción con el resto de los evangelios, ya que en Mateo, Lucas y Juan leemos que la profecía de las tres negaciones de Pedro se cumpliría antes que el gallo cantase una vez (Mateo 26:34; Lucas 22:34; Juan 13:38), mientras que en Marcos leemos que se cumpliría después que el gallo cantase dos veces:

"Y le dijo Jesús:  De cierto te digo que tú,  hoy,  en esta noche,  antes que el gallo haya cantado dos veces,  me negarás tres veces." (Marcos 14:30)
  


En base a esto, algunos aseguran que la profecía habría fallado, ya que Pedro aún no negaba tres veces a Jesús cuando el gallo ya había cantado (Marcos 14:66-68), contrario a lo que los otros evangelios afirman. Básicamente, la dificultad se halla en cuántas veces cantó el gallo antes que Pedro negara conocer a Jesús tres veces. Para resolver esto debemos hacer las siguientes preguntas: ¿qué era realmente el canto del gallo? ¿Cuál de todos los gallos en Jerusalén tenía que escuchar Pedro para recordar las palabras de Jesús? ¿Se refería Jesús a un gallo en particular?

Pues bien, la expresión "canto del gallo" en aquellos tiempos se refería a un periodo de tiempo específico de la noche, no al canto de un pájaro. Los romanos dividían la noche en cuatro vigilias: el anochecer, la medianoche, el canto del gallo y el amanecer. El canto del gallo era la tercera vigilia de la noche, entre la medianoche y el amanecer. El mismo evangelio de Marcos lo señala:

"Velad,  pues,  porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa;  si al anochecer,  o a la medianoche,  o al canto del gallo,  o a la mañana;" (Marcos 13:35)


Los judíos notaban el cambio entre una vigilia y la otra por el toque de una trompeta al que los romanos llamaban "gallicinium" o "gallicantum", que en latín significa "canto del gallo". Este toque de trompetas se realizaba dos veces en la noche ("Mateo - La Revelación de la Realeza, Elvis Carballosa; "Rerum Gestarum", Ammianus Marcellinus). El primer gallicantum era un canto preliminar y se hacía a la medianoche, al comienzo de la tercera vigilia. Era un toque de trompetas más silencioso o menos escuchado por la gente ("Cock", Fausset´s Bible Dictionary). Basados en el relato de Marcos, podemos saber que la primera negación de Pedro tuvo lugar pocos minutos antes de las 12 de la noche (Marcos 14:66-68).


Cuando terminaba la tercera vigilia y comenzaba la cuarta, los romanos cambiaban la guardia de la Fortaleza Antonia de Jerusalén haciendo sonar las trompetas del "secundum gallicantum". Este era el canto principal, el que los judíos conocían como el "canto del gallo", que marcaba la llegada del amanecer. Nuevamente basados en el relato de Marcos, la segunda y tercera negación de Pedro tuvieron lugar pocos minutos antes de las 3 de la madrugada (Marcos 14:69-72). Pedro escuchó precisamente el toque de estas trompetas cuando se acordó de las palabras de Jesús acerca del canto del gallo. Jesús le había profetizado que antes del amanecer le negaría tres veces.

De esta manera, los relatos de los cuatro evangelios están en perfecta armonía. Claro está, los evangelios de Mateo, Lucas y Juan mencionan sólo el canto del gallo principal, el que marcaba el comienzo del amanecer (Mateo 26:69-75; Lucas 22:54-65; Juan 18:25-27), mientras que el evangelio de Marcos menciona los dos. Además, es importante destacar que la fuente del evangelio de Marcos fue Pedro, quien claramente influyó en un relato más detallado de este episodio. Si logramos comprender estas circunstancias entenderemos que los evangelios nunca estuvieron en contradicción.

4 comentarios:

  1. Es una muy lógica explicación y se diferencia perfectamente de lo expresado en el texto y tomado como documento. He llegado también a la misma conclusión. Es obvio que como ahora, antes también existían maneras metafóricas de expresarse.

    ResponderEliminar
  2. He llegado a la misma conclusión, como dije. Eso dicho, creo, fue metafóricamente hablando. Como para querer decir que no pasará mucho tiempo... el canto del gallo estaría anunciando el amanecer. Entoces eso quizo decir, " antes del amanecer", porque sabía que lo que tenía que suceder, no tendrái más dilación.

    ResponderEliminar
  3. Su investigacion minuciosa de La Palaboralesra me deja sorprendida, felicitaciones!, que el Señor siga alumbrando su inteligencia para compartirnos mas articulos interesantes. Bendiciones!

    ResponderEliminar

¿Y TÚ QUÉ OPINAS?

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.